Un videojuego que se activa con la mirada y que vence trastornos

Un videojuego que se activa con la mirada y que vence trastornos

 

El desarrollo de videojuegos en el que los jugadores son controlados por dispositivos médicos han multiplicado las posibilidades sanitarias que ofrece lo lúdico.

Un caso reciente y sorprendente lo representa PlayAttention, un sistema de videojuegos interactivo específicamente diseñado para la superación de los problemas de atención.

Aplicado con éxito en cientos de colegios y hogares de Estados Unidos, Reino Unido y muchos otros países, este innovador sistema está ahora disponible en España de la mano de Nascia, como distribuidor oficial exclusivo.

Mediante una tecnología exclusiva, basada en técnicas de entrenamiento desarrolladas por la NASA, el dispositivo consigue mejorar la atención y concentración del niño, al mismo tiempo que trabaja todas las habilidades cognitivas asociadas.

Además, gracias al divertido y atractivo diseño de sus juegos, mantiene la motivación del niño, esencial en el proceso de superación de sus dificultades.

El juego se basa en un hardware compuesto por el BodyWare, un brazalete que se coloca en el brazo del niño y que sirve de detector de sus señales de concentración. Esa concentración es transmitida por el dispositivo como señal de movimiento de los elementos interactivos del juego, en la pantalla.

Ello permite al niño o a cualquier jugador mover elementos de la pantalla sólo con mirarlos, accionando su movimiento con el adecuado nivel de concentración.

El juego pone trampas al usuario, con elementos de distracción como vehículos, personas o ruidos. En el momento en el que el jugador retire la mirada de su objetivo en el juego para mirar al vehículo o el objeto sonoro que ha llamado su atención, su objetivo se detiene hasta que vuelve a concentrarse en él.

Estos elementos de distracción sirven al niño de referencia para conocer su propio nivel de concentración y tratar de mejorarlo.

Con el sistema PlayAttention se trabaja en una atención sostenida, percepción visual, memoria, atención con discriminación, habilidades sociales, coordinación psicomotriz y otras habilidades fomentando la motivación, el aprendizaje y el autocontrol.

Para cada una de estas habilidades, el sistema ofrece un juego diferente, hasta un total de doce.

El rendimiento médico para el jugador (mayores de cinco años) es enorme, ya que se consigue aumentar la seguridad y la confianza en sí mismo, la concentración, el hábito de estudio, la creatividad, la motivación o el rendimiento. Además, se puede conseguir reducir las conductas impulsivas e hiperactivas o controlar el estrés o la ansiedad asociada a la falta de concentración.