Un videojuego de Kinect permite a los ciegos practicar yoga

Un videojuego de Kinect permite a los ciegos practicar yoga

 

Las personas que son ciegas o con baja visión pueden tener más dificultades para participar en las clases de ejercicio debido a la inaccesibilidad, las dificultades del viaje, o la falta de experiencia. Es por ello que un equipo de científicos de la Universidad de Washington se decidió a trabajar en un videojuego que permitiera a los invidentes la práctica satisfactoria de yoga.

El resultado es Eyes-Free Yoga, un juego que utiliza la tecnología de Kinect como instructor de yoga, enseñando seis posturas de este ejercicio milenario. Para ello, se ha personalizado la retroalimentación auditiva del ejercicio, basándose en el seguimiento que el programa hace del esqueleto del usuario, dando información hablada sobre lo que se ha de cambiar para completar correctamente una postura de yoga.

Con ello, se soluciona el problema que este tipo de usuarios tenía para acceder a esta actividad, que funciona en base a la retroalimentación visual para ayudar a alinear las posiciones del cuerpo.

Cada una de las seis posturas tiene cerca de 30 diferentes comandos de mejora basados en una docena de reglas que se consideran esenciales para cada posición de yoga.

Kinect  comprueba primero el tronco de una persona y sugiere algún cambio, luego va hacia la cabeza y el cuello, y, finalmente, a los brazos y las piernas. También da una respuesta positiva cuando la persona tiene la postura correcta.

La tecnología utiliza geometría simple y la ley de los cosenos para calcular los ángulos creados en el yoga. Por ejemplo, en algunas posturas una pierna doblada debe estar en un ángulo de 90 grados, mientras que el brazo extendido debe formar un ángulo de 160 grados.

En el desarrollo de Eyes-Free Yoga, los investigadores realizaron un estudio controlado con 16 personas ciegas o con baja visión para evaluar la viabilidad y las votaciones del sistema. El equipo de científicos se encontró con que los participantes disfrutaban del juego, y la retroalimentación auditiva les ayudaba a comprender las diferentes posiciones.