Un estudio niega que los niveles de piratería de videojuegos sean tan elevados

Un estudio niega que los niveles de piratería de videojuegos sean tan elevados

 

Los niveles de piratería que ha venido denunciando en los últimos tiempos la Enterteinmet Software Association (ESA), la patronal del juego en Estados Unidos, parecen no ser tales. Al menos, eso es lo que se desprende de un estudio realizado por tres investigadores internacionales que ha sido publicado en la web del Masachussets Institute of Technology (MIT).

El estudio, realizado por tres investigadores internacionales pertenecientes a las universidades de Aalborg, Waterloo y la Escuela de Negocios de Coopenhague, ha analizado los niveles de piratería registrados en la industria del videojuego ante las constantes denuncias realizadas por organizaciones como la ESA. Para ello, el estudio ha realizado un control de la piratería en 14 plataformas distintas, monitorizando los contenidos que los usuarios descargaban a través de BitTorren para todo tipo de sistemas.

El análisis realizado en el estudio comienza apuntando a la falta de estudios empíricos realizados en este ámbito, a pesar del considerable interés que representa el tema, lo que llevó a los tres investigadores a analizar por sí mismos y de forma empírica la magnitud real de las descargas ilegales en la industria de los videojuegos.

En concreto, los investigadores acometieron la monitorización de las descargas de 173 títulos concretos a través de BitTorren (el servicio de protocolo P2P más extendido entre los usuarios), en un trabajo de campo que se desarrolló durante la Navidad de 2010, dado que se trata de uno de los periodos de mayor número de ventas, lo cual coincide con los mayores picos de descargas ilegales de los videojuegos más vendidos.

Finalmente, los investigadores han concluido que el volumen de piratería real es más bajo que las cifras que vienen denunciando en los últimos tiempos desde la patronal, al menos en Estados Unidos. No es este, además, el único concepto que ha desmitificado el estudio, ya que también descarta la idea generalizada de que los juegos de acción son los más pirateados, ante la evidencia en cifra de que son los juegos familiares e infantiles los que más sufren esta tendencia agresiva con el mercado.