Sumérgete en la realidad de la ayuda humanitaria con Food Force

Sumérgete en la realidad de la ayuda humanitaria con Food Force

 

El poder de transmisión de valores y conciencias de los videojuegos fue tenido en cuenta por el Programa de Alimentación Mundial de las Naciones Unidas para impulsar un serious game que sensibilizara acerca del hambre en el mundo.

El resultado fue Food Force, un apasionante videojuego de estrategia en el que la ayuda humanitaria se encuentra en el fondo de las acciones militares que el jugador maneja. De esta forma, el jugador se acerca al desafío logístico de entregar ayuda alimentaria en un contexto de grave crisis humanitaria.

Ubicado en la isla ficticia de Sheylan, en el Océano Índico, dividida por la sequía y la guerra, Food Force invita al jugador a completar seis misiones que reflejan los obstáculos que las organizaciones de ayuda humanitaria afrontan en la vida real, en respuesta tanto al hambre en el Tercer Mundo como a crisis como la generada por el tsunami del sureste asiático.

Sheylan cuenta con decenas de miles de residentes desplazados y en urgente necesidad de ayuda alimentaria, por lo que los jugadores se verán obligados en el juego a pilotar helicópteros en misiones de reconocimiento, lanzamientos desde el aire de galletas de alta energía, producir raciones en un margen de calorías y de presupuesto equilibrado, negociar con los rebeldes armados en un convoy de alimentos o utilizar la ayuda humanitaria para reconstruir aldeas.

Food Force sigue la mecánica tradicional de los juegos de estrategia, con la diferencia de que tanto en cuerpo a cuerpo como en vuelos militares el objetivo no es disparar a los malos, sino combatir la hambruna generada por un conflicto bélico.

Un videojuego que sigue la estela de los serious games, en tanto en cuanto el jugador se introduce de lleno en la realidad de los conflictos armados de medios mundo, el sufrimiento de la población civil, las consecuencias de la guerra y las dificultades de las organizaciones internacionales para afrontar estas crisis.

Para ahondar en el mensaje, entre cada misión se reproducen vídeos que dan a conocer la situación en estos países y la forma en la que la ONU se enfrenta a ellos.