Re-Mission 2: entra en un cuerpo enfermo y "mata" al cáncer

Re-Mission 2: entra en un cuerpo enfermo y “mata” al cáncer

 

La tendencia de creación de videojuegos enfocados a paliar enfermedades sigue generando resultados. Uno de los últimos ha nacido en Silicon Valley, a través de la empresa HopeLab, que ha diseñado un videojuego para combatir el cáncer en pacientes jóvenes.

Se trata de Re-Mission 2, un juego que ayuda a niños y adultos jóvenes con cáncer a asumir la lucha de sus vidas. Con toda una investigación científica en la recámara, el videojuego proporciona al jugador una sensación de control de la enfermedad y de adhesión al tratamiento.

Re-Mission2 pone a los jugadores en el interior del cuerpo humano para combatir el cáncer con un arsenal de armas y superpoderes , como la quimioterapia, los antibióticos y las defensas naturales del cuerpo. Además, dispone de un juego paralelo de estrategias que se utilizan en el mundo real para vencer al cáncer.

Re-Mission 2 se puede jugar online y cuenta con una aplicación móvil que está disponible para su descarga para iOS y Android.

Detrás del videojuego se encuentra HopeLab , una especie de laboratorio de la esperanza que, desde su trabajo no lucrativo en Silicon Valley, aprovecha el poder y el atractivo de la tecnología para mejorar la salud humana y el bienestar.

De hecho, el videojuego es una evolución de la original versión de Re-Mission original, inspirada en la visión del fundador de HopeLab, Pam Omidyar, para combatir el cáncer con un juego .

Todos los juegos de Re-Mission se han diseñado en colaboración con  profesionales médicos , desarrolladores de juegos y  pacientes jóvenes con cáncer .

Re-Mission, el origen

La experiencia de Re-Mission 2 nació en 2006 con la primera versión del juego, enfocado como una herramienta para mejorar la salud de adolescentes y adultos jóvenes con cáncer. En esta primera versión, los jugadores pilotan un nanorobot llamado Roxxi, mientras viajan a través de los cuerpos de ficción de pacientes con cáncer, destruyendo las células cancerosas, luchando contra las infecciones bacterianas y manejando los efectos secundarios asociados al cáncer y su tratamiento.

En la investigación que acompañó la elaboración del videojuego se logró demostrar que los juegos especialmente diseñados pueden impulsar cambios positivos de comportamiento para mejorar la salud biológica.