Juegaterapia: La quimio, jugando, se pasa volando

Juegaterapia: La quimio, jugando, se pasa volando

 

Que el gamification consigue procesos deseables introduciendo en el mismo mecánicas de juego es algo que ya hemos repetido en varias ocasiones. Pero lograr con ello, además, un fin social y humanitariamente necesario es algo que no debe pasar desapercibido, máxima cuando se lleva a cabo con creciente éxito en España.

Es el caso de Juegaterapia, un colectivo dedicado a mejorar los procesos de recuperación de niños enfermos oncológicos y que viene demostrando la eficacia de su lema, que “la quimio, jugando, se pasa volando”.

Juegaterapia nació en la primavera de 2010, cuando su fundadora Mónica Esteban, le dio una Play Station al hijo de una amiga que estaba recibiendo tratamiento de quimioterapia en el hospital e inmediatamente pudo ver cómo el pequeño se animaba y afrontaba su enfermedad con una sonrisa en los labios.

A partir de ahí, fue creciendo el trabajo de un colectivo convertido ya en Fundación, en el que se recogen diariamente consolas fijas y portátiles que la gente ya no usa, y que son donados a hospitales que disponen de áreas de Oncología Infantil.

Cada consola lleva una etiqueta con los datos del donante para que el niño que la reciba pueda mandarle un mensaje, un dibujo o un agradecimiento, algo que la Fundación introdujo con el tiempo cuando comprobó el deseo de los usuarios finales de agradecer el gesto a los donantes.

Poco a poco, las funciones de Juegaterapia fueron ampliándose, y hoy admiten también donaciones de ordenadores y tablets procedentes de empresas, particulares, colegios, universidades y otras organizaciones.

En el camino de esta asociación se han ido sumando compañeros de viaje, como la compañía de mensajería Envialia, que ofrece la posibilidad de realizar envíos gratuitos para que a los donantes de toda España no les cueste dinero donar sus consolas y juegos.

En su recorrido, Juegaterapia ha hecho entrega de consolas por hospitales de toda España, han llevado a los niños a ver los entrenamientos de sus equipos favoritos, han organizado conciertos en hospitales, renovado los televisores y multitud de iniciativas que llevan como objetivo la sonrisa de los más pequeños.

El jardín de mi hospital

Dentro de la diversidad de actuaciones que lleva a cabo la Fundación, se encuentra ahora el proyecto El jardín de mi hospital, basado en la construcción de un jardín artificial en la azotea del hospital La Paz de Madrid, para que los pequeños hospializados que no pueden salir a la calle puedan disfrutar del cielo y del aire libre en algún momento del día.

Actualmente, están trabajando en la construcción de un segundo jardín, diseñado por Belén Moneo en el hospital 12 de Octubre de Madrid.

Gamification

Juegaterapia es un colectivo cuya actividad se sustenta en la firme creencia de los beneficios del juego en niños hospitalizados durante largas etapas. Al estar fuera de casa, alejados de los suyos y en un entorno desconocido, la experiencia hospitalaria a menudo genera ansiedad y angustia en los pequeños.

Además, en algunas ocasiones, los niños son sometidos a tratamientos que requieren cierto grado de aislamiento por el riesgo de infección, y no pueden asistir a las ludotecas del hospital. En estos casos, y en muchos otros, las teles, los ordenadores, las tablets y la posibilidad de disfrutar de un jardín, se convierten en un medio fundamental para conectarle con el mundo y hacer que se olviden de dónde están, al menos durante el tiempo que dura la partida.