Ergomaniax, jugar para aprender a gestionar la experiencia del usuario

Ergomaniax, jugar para aprender a gestionar la experiencia del usuario

 

La experiencia de usuario (UX) se ha convertido en una parte esencial del diseño de productos y la innovación tecnológica. Los usuarios establecen una relación cada vez más rica y emocional con objetos tecnológicos (software, smartphones, etc.) Por lo tanto, todos los actores implicados en el diseño deben desarrollar una reflexión global sobre la experiencia de usuario que proporcionan a través de sus productos y servicios.

Esta disciplina no ha tardado tampoco en penetrar en el universo de los serious games a través de Ergomaniax, un videojuego francés en el que se desarrollan los conceptos clave del UX, como el diseño centrado en el usuario mediante la simulación de las interacciones de sus responsables, pero también mediante la introducción de herramientas esenciales, tales como el uso de los criterios de evaluación de interfaces.

Ergomaniax está pensado, según sus creadores, “como una introducción original y lúdica a estos conceptos para profesionales, estudiantes o apasionados del público de las nuevas tecnologías”.

El jugador se pone en la piel de Claire, una diseñadora joven y talentosa, recientemente contratada por una gran empresa tecnológica, GlobalSoft, a la que la dirección le ha encargado el desarrollo de la nueva generación de productos, como un smartphone y un sitio web para su venta.

El jugador irá obteniendo un aprendizaje sobre los conceptos clave del UX a lo largo del juego, trabajando de forma coordinada con el resto de responsables de la compañía y buscando información valiosa para cumplir con sus objetivos.

Empleados y usuarios irán teniendo trampas que el jugador deberá evitar, además de analizar toda la información que le llega de una forma correcta.

La dinámica del juego se sustenta mucho en secuencias de diálogo, de las que emana el aprendizaje de nuevos conceptos. El jugador deberá ir obteniendo argumentos sólidos para los contactos con el usuario, aunque no deberá olvidar el análisis de los resultados de las pruebas de usabilidad para mejorar el diseño del producto.