Defiende la plaza de Tahrir en un serious game sobre la Primavera Árabe

Defiende la plaza de Tahrir en un serious game sobre la Primavera Árabe

 

La actualidad social vuelve a ser el motor de un videojuego que está captando la atención del mundo entero. En este caso, el ingenio ha viajado hasta El Cairo, donde un grupo de ocho jóvenes diseñadores ha llevado a la pantalla interactiva los acontecimientos vividos en la plaza Tahrir en 2011, como foco de la revolución popular contra el presidente egipcio Mubarak.

Bajo el nombre en inglés de Tahrir Square Defense, el videojuego recrea la resistencia popular en la céntrica plaza de El Cairo, que en 2011 centró las miradas de todo el mundo como símbolo más representativo de lo que se dio en llamar la Primavera Árabe. El nombre original del juego es  Mauqat al gamal (La batalla del camello), ya que recrea un episodio concreto vivido durante los días de la revolución, en el que un grupo de camelleros turísticos arremetió de forma violenta contra los manifestantes, dado que la revolución estaba poniendo en riesgo sus ingresos al disminuir fuertemente el turismo durante los días de las protestas.

El juego comenzó a desarrollarse de forma paralela al proceso judicial abierto contra los 24 imputados en la llamada Batalla del Camello, los cuales finalmente han salido absueltos. Ahora, sin embargo, los jugadores podrán hacer justicia y plantar cara a los asaltantes de la plaza en el videojuego.

Mauqat al gamal es un juego de estrategia accesible a través de Facebook, en el que el jugador podrá encarnar la resistencia de la plaza Tahrir usando para ello cuantos elementos defensivos tenga en su poder, tales como piedras o palos. con el claro objetivo de evitar la entrada de los jinetes y apoyar a los revolucionarios.

La primera parte del juego representa la batalla diurna que los manifestantes libraron contra los camelleros asaltantes. La segunda reproduce la batalla nocturna contra los baltaguiya (matones del régimen), usando cócteles molotov.

cover1

El videojuego nace bajo el paraguas de la empresa Alkottab, un estudio independiente egipcio, que pretende extender el producto a dispositivos móviles, y que defiende orgulloso el hecho de haber desarrollado el primer videojuego de estrategia sobre la revolución de 2011.

En el trasfondo del juego hay una encendida reivindicación de las libertades y los valores humanos, así como la denuncia de que los camelleros asaltaron la plaza por intereses particulares y económicos, cargando contra una protesta masiva que representaba los valores de la democracia y la libertad.

Por ello, estos jóvenes desarrolladores egipcios defienden el juego como una plataforma de educación en valores, motivo por el que, tras cada partida, se difunden frases célebres contra la tiranía y la represión.