Freshman Year, serious game sobre acoso sexual

Vive en primera persona el acoso sexual en el videojuego Freshman Year

 

Sentir a través de un videojuego que se siente cuando se es víctima del acoso sexual. Este es el propósito del serious game Freshman Year, que ha sido elaborado por la diseñadora Nina Freeman con ciertos tintes autobiográficos de lo que fue su experiencia en su primer año en la Universidad de Nueva York.

El videojuego se desarrolla a través de una serie de episodios basados en la mecánica de “elige tu propia aventura”, basados en burbujas de textos de conversación entre amigos. Freshman Year da a elegir a los jugadores el tono que tendrá una noche en un bar, en la que encarnan la figura de Nina, una joven que ha quedado para salir con su amiga Jenna. El jugador podrá elegir entre salir con máxima confianza en sí misma, con maquillaje y falda corta; o en un tono más inseguro, con pantalones vaqueros y completamente de negro.

Estos estados de ánimo marcan también un poco el propio hilo argumental de la historia, ya que en la Nina más desenfadada se llega a esa noche después de una resaca del fin de semana anterior, de la cual es autoconsciente a través de diversas imágenes de Facebook, un recuerdo que vive con pesar, cuestionando sus decisiones y comparando su cuerpo con Jenna.

Sin embargo, sea cual sea el camino que elija el jugador, el juego le llevará siempre a un mismo punto. Nina termina sola en el bar, esperando a Jenna. Los jugadores tienen el control de la conversación, hasta que Nina va fuera del bar para ver si Jenna aparece. En ese momento, las cosas empiezan a ponerse feas, cuando un gorila de la barra la someta a una experiencia de acoso emocionalmente angustiante.

El hombre le dice que es bonita y la invita a bailar, presentándose formalmente como Clark. Nina intenta volver a entrar, pero él la interrumpe, agarrándola por la cintura y comenzando a forzarla, hasta que Jenna aparece y la lleva adentro.

El juego es breve, y cuenta con una duración de diez minutos, pero ofrece al jugador la posibilidad de vivir en primera persona una experiencia de acoso diseñada específicamente para ser vivida con angustia. Además, es llamativo que es independiente de qué tipo de conducta se tenga, con lo cual también se trata de sensibilizar al jugador acerca de determinados estereotipos estigmatizantes sobre las mujeres acosadas. Freshman Year puede ser jugado indeependientemente del sexo que se tenga, como una experiencia de concienciación.

Un elemento importante que contribuye a potenciar el propósito del juego es el diseño artístico realizado por Laura Knetzger y los audios de Stephen Lawrence Clark. El videojuego puede jugarse de forma gratuita en este link.