Vive en Borders el crudo desafío de cruzar la frontera de Mexico a EEUU

Vive en Borders el crudo desafío de cruzar la frontera de Mexico a EEUU

La industria de los serious games es una de las que tiene una mayor habilidad para penetrar en el mundo de la actualidad informativa, ofreciendo información, opinión, divulgación y, sobre todo, experiencias que tienen que ver con el acontecimiento noticioso. Es uno de los aspectos que demuestran la capacidad de este género como medio de comunicación paralelo a otros como la prensa, la televisión o el cine.

Un ejemplo de ello es Borders, un reciente videojuego creado por Gonzalo Álvarez, un joven desarrollador de origen mexicano, y en el que plasma la dura realidad a la que se enfrenta un migrante mexicano que cruza la frontera para llegar hasta Estados Unidos. El juego está enfocado como un desafío de supervivencia, en el que el jugador debe evitar ser interceptado por la patrulla fronteriza (la migra) y su helicóptero (el mosco).

En una travesía por el desierto, el agua es uno de los elementos clave del juego, ya que el jugador deberá ir encontrando botellas para poder ir bebiendo y no deshidratarse. De lo contrario, morirá.

Borders (fronteras, en español), que está concebido para que el jugador empatice con la cruda realidad de cientos de miles de inmigrantes mexicanos, plasma dicha crudeza con la forma en la que se produce el game over. Al morir, el jugador aparece en el punto del desierto en el que ha quedado en el juego, con la forma de un esqueleto. Al volver a jugar, el jugador se encontrará su propio cadáver en el punto en el que lo dejó. Pero, incluso, para lograr un mensaje más contundente, Gonzalo Álvarez ha optado por dejar en el escenario los cadáveres de todos los jugadores que van perdiendo partidas, como imagen simbólica de tantos mexicanos que murieron en el desierto en el intento de alcanzar Estados Unidos. Actualmente, hay en el juego más de 700 cadáveres de personas que jugaron, intentaron cruzar la frontera y murieron en el intento.

Gonzalo Álvarez creó este serious game en siete días en una game jam, junto a Jon DiGiacomo y Genaro Vallejo Reyes. En su creación, evocó el recuerdo de las historias que sus padres le contaban sobre las penurias que pasaron al cruzar la frontera hasta llegar a Estados Unidos. La actual política migratoria del presidente Donald Trump ha sido un impulso definitivo para trasmitir esa cruda realidad de los migrantes mexicanos a través de la experiencia que proporciona un videojuego.