NeuroRacer: Un videojuego para el rejuvenecimiento cerebral

NeuroRacer: Un videojuego para el rejuvenecimiento cerebral

 

Un grupo de científicos de la Universidad de California han elaborado un videojuego que permite medir y reparar el deterioro neuronal relacionado con el envejecimiento. Fruto de una investigación, que ha sido publicado en la revista científica Nature, los investigadores pidieron el apoyo de un grupo de expertos en tecnología del entretenimiento para diseñar un juego de conducción, al que llamaron NeuroRacer, en el que el jugador podrá tener una única tarea o varias al mismo tiempo.

“Una de las condiciones del videojuego fue que los jugadores estuvieran expuestos a distracciones durante las partidas para analizar su atención y su capacidad de multitarea”, según explica el jefe del proyecto, Adam Gazzaley.

Tras probar el juego con un grupo de personas de entre 20 y 79 años, los investigadores corroboraron que los participantes de más edad tenían más dificultades para superar la versión con varias tareas simultáneas.

Posteriormente, se centraron en personas de entre 60 y 85 años, a quienes dividieron en diversos grupos para que jugaran versiones diferentes del NeuroRacer en un periodo de tres horas a la semana durante un mes.

Pasado el primer mes de entrenamiento, los científicos comprobaron que el grupo que jugó a la versión multitarea de NeuroRacer mejoró su capacidad de desempeñar dos funciones simultáneas que requerían gran atención.

Tras seis meses de continuado entrenamiento, no solo mejoraron esa capacidad sino que también llegaron a superar los resultados de los jóvenes de 20 años que no se habían entrenado de esa forma.

“Me gusta la idea de que se pueda intervenir en el envejecimiento de las personas y que los mayores puedan mejorar sus capacidades cognitivas jugando”, afirma Gazzaley.

Para demostrar sus resultados, el equipo de científicos de California también midió la actividad cerebral de los participantes a través de electroencefalografías, tanto antes como después de exponerse al entrenamiento.

El juego provocó cambios en el cerebro, dado que se produjo una mayor actividad que se registró en las ondas “theta” del cerebro de los participantes, asociadas a la memoria plástica y la capacidad de aprendizaje.

Según el investigador de California, el entrenamiento continuado con NeuroRacer también trajo consigo mejoras en la memoria de trabajo y en la atención de las personas mayores.