Málaga se estrena con Gamepolis, un evento lleno de experiencias

Málaga se estrena con Gamepolis, un evento lleno de experiencias

 

Los días 12,13 y 14 de julio Málaga respiraba videojuegos debido al primer festival de videojuegos GamePolis. En cualquier parte de la ciudad había marquesinas y carteles informando del acontecimiento. Cabe esperar si sirvió para atraer al público malagueño, lo que si fue seguro es que muchos entusiastas y desarrolladores de videojuegos de toda España viajaron a la ciudad para asistir, Omnium Games inclusive.

Hasta la fecha, Málaga no había organizado nada parecido, o mejor dicho Andalucía no había organizado nada parecido. Poco a poco van proliferando los eventos dedicados al videojuego de una manera más profesional con conferencias cuyos ponentes son teóricos o forman parte de la industria. Gamepolis tuvo en su seno a diversas conferencias todos los días.

El Palacio de Congresos de Málaga fue el espacio físico. Un local con buen diseño, agradable y espacioso. Gamepolis se dividió en tres zonas:

  1. Zona de puestos, de juegos, de torneos y exposiciones
  2. Un lugar abierto y sin techo donde se encontraba el escenario. Lugar que recibió a Loulogio y a El Rubius  el sábado por la tarde.
  3. Por último, un auditorio para las conferencias, muy amplio y con un aforo más o menos adecuado para lo que se esperaba.

Había casetas regentada por empresas españolas dispuestas a mostrar sus videojuegos y darse a conocer. Otras eran tiendas, como Racoon Games, donde podías comprar libros, figuras, camisetas… El escenario, y la zona de puestos asemejaban el lugar a un típico salón del manga, con cosplayers, zona de compras y torneos (pero aquí los ganadores de los diversos torneos se llevaban dinero en metálico), aunque todo eso fuera algo más propio de un salón del manga estaba ahí y atraía al público entusiasta en vez de al desarrollador (pero hay que tocar todos los ámbitos). Otro puesto era para comprar hardware y periféricos para tu ordenador. Las conferencias eran para los desarrolladores en potencia, empresas de videojuegos y prensa especializada.

Los torneos eran del FIFA 13, Call of Duty:Black Ops II, League of Legends y NBA2k13. Al parecer vino a Málaga la flor y nata de estos juegos, verdaderos campeones que iban a por el premio en efectivo, unos mil euros.

Había exposiciones para los amantes del buen videojuego clásico, una de ellas era un hall de la fama de algunos juegos que marcaron un antes y un después.

Cada día se sorteaba una Xbox 360. Solo uno se podía llevar la susodicha ese día, ¿quién sería el afortunado?, ¿o los tres afortunados?. También, todos los días había retos musicales y quien acertaba el juego se llevaba un premio (camisetas principalmente) y concursos de cosplay.

Quizás no se aprovechó bien el espacio que la Junta de Andalucía había cedido a los organizadores. Prácticamente por donde uno deambulaba no veía nada, las zonas estaban muy repartidas entre sí, lo que significa que el festival podía haber aumentado sus actividades de alguna manera y ofrecer algún servicio más o ampliar los existentes. Había pocos puestos para tantas empresas andaluzas.

VIERNES

La agenda empezaba a las 11.30 con la presentación de Scourge Outbreak, un videojuego de la empresa mallorquina Tragnarion Studios, quizás la empresa relevación del festival, ya que dio cinco conferencias repartidas en los tres días de la Gamepolis. También contaban con el puesto de mayor tamaño para presentarse como empresa desarrolladora, dejó buen sabor de boca.

Acto seguido (aunque con algo de retraso), teníamos ‘Psicología Aplicada al Desarrollo de Videojuegos Indies’ con Carlos González de U-Tad. Una conferencia muy interesante donde nos explicó el proceso cognitivo que se desarrolla cuando se juega. Pasando por la recogida de información, a asimilar esa información para dar una respuesta al juego. Se hablo de los Serious Games y como ejemplo se sacó a la palestra September 12th.

Paco Pérez dio una conferencia llamada ‘Industria del videojuego: presente y futuro’, una conferencia muy interesante y fluida con datos económicos y sociales. Con ellos, pudimos ver nuestro presente y futuro en la industria. Él nos lo mostraba pero luego el público sacaba las conclusiones que quería. El ponente, dijo algo osado: declaró que Xbox One ganaría la siguiente generación, ¿acertará?

SÁBADO

Este día comenzó con la presentación de Decadence, de Revolution System Games. Presentaron un teaser y explicaron a grandes rasgos qué tenía el juego. Desde mi vista, lo que pude apreciar es que ‘La evolución gráfica de los videojuegos’ y ‘Demoscene’, fueron las conferencias más populares, la segunda más que la primera. Batman Group llevó la ponencia y son unos sevillanos amantes de la subcultura informática Demoscene, que consiste en crear intros no oficiales de juegos de la Amiga (y otras más) para mostrar lo que eran capaces de hacer, un arte para impresionar.

En el escenario, a las seis de la tarde Loulogio estuvo allí, y le siguió El Rubius a las siete. El escenario se llenó de público y sin duda fue el principal motivo de que el sábado fuera el día clave de este festival, aunque por lo general el día intermedio de un evento suele serlo siempre, ya que es cuando viene más gente.

DOMINGO

El agridulce día que marca el final de una experiencia. El final de los torneos, las últimas conferencias, los últimos públicos, el día que hay que exprimir todo al máximo. Las conferencias más notorias fueron ‘Presentación Libro Letras Pixeladas’, ‘Mesa redonda: mujeres y videojuegos’ y la última, la que cerró el telón fue ‘Creación de un estudio de VJ en Andalucía: Brainside y Embrion’. Esta última conferencia presentó el B-Holder, un hardware que mide las pulsaciones y ello afecta a la experiencia de juego de Embrion, un videojuego survival horror.

Gamepolis fue una iniciativa bonita, pero podía haber mejorado. La calidad de algunas conferencias no era lo que debía ser, se formaban grandes colas y como dije al principio de esta crónica, el espacio no se aprovecho bien.

No estuvo mal para ser la primera edición, estoy deseoso de ir el año que viene, de ir a una Gamepolis más madura y enriquecedora, estoy convencido de ello. Apoyemos estas inciativas que satisfacen nuestros deseos.