55 segundos de un juego en el que el joystick está... entre las piernas

55 segundos de un juego en el que el joystick está… entre las piernas

 

Una de las experiencias más recientes y llamativas de la gamificación es la que se ha llevado a cabo en el estadio Coca-Cola Park del equipo de baseball de los Iron Pigs de Lehigh Valley, de Pensylvania.

El club, basándose en la idea de que todas las instalaciones del estadio sean un escenario lúdico de entretenimiento para los fans del equipo, han querido llevar la experiencia del juego hasta los propios lavabos masculinos, donde los usuarios se vienen encontrando en los últimos días con una sorpresa bastante divertida.

La iniciativa consiste en la colocación de unas pantallas sobre los urinarios, las cuales sirven de ventana interactiva con los usuarios, que participan de un inesperado live-stream que se activa con su propia orina.

El sistema se activa cuando el usuario se acerca al orinal. En ese momento, la pantalla le invita a jugar, guiando una moto de nieve a través de virtuales calles de esquí en una montaña alpina llena de pingüinos regordetes. Lo verdaderamente sorprendente es que el jugador se sirve de su orina como único medio para interactuar con la pantalla, ya que será la puntería con la que orine la que vaya guiando la moto de nieve por el recorrido que le va exigiendo la pantalla.

Después de los 55 segundos que dura el juego, se ofrecen las puntuaciones alcanzadas por el usuario en una tabla de clasificación. Los más expertos “orinadores” aparecerán mencionados con honores en las pantallas del estadio.

Los juegos se renuevan constantemente para que los jugadores no se aburran. Además, cuando no está en uso, la pantalla muestra anuncios.

La experiencia aportada por esta nueva iniciativa de gamificación representa una nueva muestra de la capacidad de renovarse que tiene este fenómeno, y de su constante habilidad para sorprender. Sin embargo, plantea algunas dudas acerca de su lealtad al sentido estricto que debe tener un proyecto de gamificación, como es el de que la aplicación de dinámicas de juego sirva para obtener un objetivo beneficioso en un ámbito ajeno a lo lúdico.

Si bien en este caso parece difuminarse un tanto la concreción de un objetivo en el juego, lo cierto es que tienen todo un respaldo sanitario. La iniciativa, de hecho, ha sido patrocinada por la  Red de Salud de Lehigh Valley con el fin de crear conciencia sobre la salud de la próstata.